Banner área de la Oficina de Titulo IX

¿Qué es Título IX? Alcance del Título IX

El Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972 (Título IX) prohíbe la discriminación por razón de sexo en los programas y actividades de educación en las escuelas, de todos los niveles, y Universidades que reciben fondos federales.

El Título IX protege a los estudiantes, empleados, solicitantes de admisión y empleo, y otras personas de todo tipo de discriminación sexual, incluida la discriminación por identidad sexual o la falta de conformidad a las nociones estereotipadas de masculinidad o feminidad. Todos los estudiantes y personas en las instituciones que reciben ayuda federal están protegidos por el Título IX, independientemente de su sexo, orientación afectiva, identidad de sexo, estado de tiempo completo o parcial, discapacidad, raza u origen nacional en todos los programas y actividades educativas de un beneficiario.

El Título IX prohíbe el acoso por motivo de sexo por parte de compañeros, empleados o terceros que sea lo suficientemente grave como para negar o limitar la capacidad del estudiante a participar o beneficiarse de los programas y actividades de educación del beneficiario (es decir, crea un ambiente hostil). Cuando un beneficiario sabe o debería haber sabido sobre un posible acoso por motivo de sexo, debe tomar medidas inmediatas y apropiadas para investigar o determinar lo ocurrido. Si una investigación revela que el acoso ha creado un ambiente hostil, el beneficiario debe tomar medidas rápidas y eficaces para para poner fin al acoso, eliminar el ambiente hostil, evitar que el acoso se repita, y remediar sus efectos.

El Título IX prohíbe varios tipos de acoso por motivo de sexo. El acoso sexual es una conducta no deseada de naturaleza sexual, tales como avances sexuales no deseados, solicitud de favores sexuales, y otra conducta verbal, no verbal o física de naturaleza sexual. La violencia sexual es una forma de acoso sexual y se refiere a los actos sexuales físicos perpetrados contra la voluntad de una persona, o cuando una persona es incapaz de dar su consentimiento (por ejemplo, debido a la edad, uso de drogas o alcohol, discapacidad intelectual o de otro tipo, evita que se pueda dar el consentimiento). Un número de diferentes actos caen en la categoría de violencia sexual, incluida la violación, asalto sexual, agresión sexual, abuso sexual y coerción sexual.

El acoso por motivo de identidad sexual es otro tipo a de acoso por razón de sexo y se refiere a la conducta no deseada basada en el sexo real o percibido de un individuo, incluido el acoso por motivo de la identidad sexual o por no conformar con los estereotipos sexuales, y no necesariamente implica una conducta de naturaleza sexual. Todos estos tipos de acoso por motivo de sexo son formas de discriminación sexual prohibida por el Título IX.

El acoso puede tomar muchas formas, incluidos la agresión verbal y los insultos, así como el comportamiento no verbal, tal como declaraciones gráficas y escritas o conducta que es físicamente amenazante, dañina, o humillante. Mientras más grave es la conducta agresiva, menos necesidad hay de mostrar una serie repetitiva de incidentes para probar un ambiente hostil, sobre todo si la conducta es física. Por lo tanto, un solo incidente de violencia sexual puede crear un ambiente hostil.